Ayurveda: la salud es equilibrio y consciencia.

Ayurveda: la salud es equilibrio y consciencia.

La falta de salud y la desconexión de nuestra propia naturaleza y de la “naturaleza madre” es uno de los problemas principales de la sociedad occidental. Cada vez son más frecuentes las enfermedades crónicas físicas y mentales. Las drogas modernas, aparte de las ilegales, las socialmente aceptadas, como el alcohol, el azúcar, la adicción a las redes sociales y las “noticias”, el consumismo, etc. buscan paliar los efectos nocivos de la desconexión, sin mucho éxito a largo plazo, creando nuevas adicciones.

La mayoría de las enfermedades se deben a los malos hábitos, automatizados y repetidos a lo largo de los años, sin que nos demos cuenta de ello. La buena noticia es que de nosotros depende salir de modo automático y arrojar la luz a las verdaderas causas de nuestros dolores y molestias.

La clave para mejorar nuestra calidad de vida está en concienciarnos de nuestras costumbres y actitudes para poder revertir nuestros procesos físicos y mentales, recuperando el equilibrio y el bienestar.

 El Ayurveda pone su enfoque en prevenir los problemas de salud, desarrollando nuestro potencial físico y mental, antes que permitir que el problema sea demasiado grande. La clave está en aprender y potenciar la escucha activa de nuestro ser en su totalidad: cuerpo, mente y alma que nos va dando muchas “pistas” a cada instante.

Vivimos en la “cultura de pastilla”, buscando una solución inmediata a los problemas que van surgiendo. No tenemos en cuenta que estas señales molestas que tanto queremos tapar, son los síntomas que nos ayudan a localizar la causa de la “avería” y poder reparar los daños antes de que la “maquina” se convierta en irreparable.

Según Ayurveda una enfermedad es, en realidad, un desequilibrio sistémico. Un malestar es una acumulación de toxinas, sean del tipo físico o mental, que no pudieron ser eliminados por el cuerpo de forma natural y quedaron en el interior obstruyendo los fluidos vitales. Imagínate el agua estancada.

Por suerte somos más que el cuerpo físico y nuestra “maquina humana” es mucho más compleja y tiene una “capacidad de recarga” asombrosa. Conocer y respetar nuestra naturaleza primordial y sus procesos nos ayuda a acceder a nuestros recursos y poder utilizarlos con sabiduría.

Agradecimiento por la imagen a @martin_millan_mmtaisma

 

Deja un comentario

Cerrar menú